TESTIMONIOS

 Gracias a la terapia samvahan del Maestro Anand aún continuaba sintiendo las vibraciones cuando sus manos ya se movían en otra parte del cuerpo. No es un masaje, es algo diferente, simplemente mágico.

—  J.C., Suiza